domingo, 23 de febrero de 2014

Los servicios profesionales económicos

libros-08

Que estamos todos a la última pregunta y sin un duro en el bolsillo, es algo de lo más cotidiano en los tiempos interesantes que no está tocando vivir, por lo que cada vez más recurrimos a buscar los servicios profesionales económicos como quien busca candela, y no sólo en materia de mudanzas como es la temática de este blog, sino para todo tipo de servicios, como por ejemplo los jurídicos, que rara es la mudanza donde no hay algo que tenga alguna relación con el mundo del derecho, por los más variopintos motivos.

Recuerdo una mudanza realizada hace unos años, donde el cliente que hacía la mudanza se equivocó de casa y no se cómo, los muebles se depositaron en una casa colindante donde curiosamente la llave facilitada abrió la puerta.

Al poco tiempo se presentó allí la policía en la errónea creencia que los operarios de la mudanza se estaban llevando cosas de la casa, cuando en realidad era todo lo contrario, que estaban trayendo cosas a la casa, y como según la policía eso no era delito, todo quedó en un simple susto para los operarios y un enorme susto para el cliente pues tuvo que pagar una segunda mudanza esta vez ya si, a la casa correcta. El que lo pasó de verdad fatal fue el dueño de la casa donde inicialmente se depositó todo el mobiliario, y que a duras penas pudo entrar en su casa entre tanta caja de mudanza.

Se personó allí con su abogado, exigiendo (los abogados no piden: exigen) que se retrotayera todo al estado inmediatamente anterior al del inicio de la apertura de la puerta, pero ¿quien pagaba esa nueva mudanza? Al final se produjo una cuanto menos poco amistosa conversación entre todos los intervinientes y el abogado (que por cierto olía a pino), no tuvo que intevenir. ¡Menos mal!

No hay comentarios:

Publicar un comentario